Virtuosos de la música: Pablo de Sarasate


Publicado el 07.07.2014 por para NotasMusicales.org
Historia de la Música Violín
Publicidad


Virtuosos de la música: Pablo de Sarasate
A Pablo de Sarasate se le ha considerado como uno de los grandes violinistas de la historia, el compositor nació en el seno de una familia normal, siendo su padre director de una Banda de un Regimiento Militar y violinista y ella un ama de casa. Sarasate, nacido el 10 de marzo de 1844 en Pamplona, ya desde niño comenzó a tomar clases de violín a los dos años de edad, iniciándose el camino de una aventura prodigiosa, sorprendiendo a su mismo padre.

Las leyendas urbanas dicen que un día estaba su padre tocando el violín, cuando se atascó tocando unos arpegios, el hombre que se quejó a su hijo, miró anonadado como el niño resolvió al instante los mismos, tocando la pieza con una pureza de tonos y un talento inigualable. Fue ahí cuando el padre se dio cuenta de que no necesitaba ver más para afirmar que estaba ante un artista, dejando él de tocar el violín.

Tras este momento, el pequeño Pablo de Sarasate comenzó sus clases oficiales con Blas Álvarez, comenzando una nueva trayectoria que llegó a alcanzar los cuatro años, mejorando el estilo y la elegancia de un talento, que había nacido con estrella. La gran armonía que desprendía así como el sonido que brillaba y deleitaba a todos, hizo que muchos se vieran embelesados por su arte, incluso los comerciantes. Se dice que había un tendero de una tienda de golosinas que hizo que el niño tocara el violín durante unas horas todos los días, para que así entraran más clientes, asegurándose la buena entrada de beneficios, dándole chucherías y dulces gratis al niño, que siempre pasaba por allí para acudir a sus clases.

Violinista Pablo de Sarasate

Tras la mudanza a otra zona diferente de Galicia en la que estaban antes, por motivos laborales del padre, Pablito (a quien llamaban cariñosamente) tuvo otro segundo profesor, Urbano Casasvellas, quien hizo que el artista modelara sus conocimientos en armonía y composición. Durante estos años de formación, también le ayudó el acudir con su padre a admirar los ensayos de la Banda de Regimiento de Aragón.

Tras unas visitas a Madrid con su madre, la Condesa de Espoz y Mina decidió recompensarle por su talento, aportándole una mensualidad para que pudiera comenzar sus estudios profesionales en el Conservatorio. El momento culmen de la trayectoria del compositor, ocurrió cuando la Familia Real celebró en el Palacio Real de Madrid (1856) un concierto, en el que Pablo de Sarasate estuvo invitado para tocar el violín. En aquel entonces, fue tanta la admiración que despertó, que la misma Reina de España de aquellos tiempos, le proporcionó una beca para estudiar en París, el niño prodigio ya se había creado y seguiría viajando a París, quedándose huérfano pero contando con la ayuda económica de varios cónsules.

Tras recibir el Premio de Violín del Conservatorio de París en 1857, comenzaría una fructifera y exitosa carrera como concertista, que le llevaría a compartir su música por toda Europa y América.

Pablo de Sarasate falleció el 20 de Septiembre de 1908 en Biarriz (Francia), tras convertirse en uno de los violinistas españoles más reconocidos en la historia de la música.

 


Publicidad


Comparte esta nota:
Deja tu comentario
Tu Comentario